30 oct. 2013

Kintsugi



Recoge sus pedazos,
uno a uno va juntando los trozos:
fragmentos de la vida..
Con hilo de oro borda cicatrices,
y repara lo roto,
como en el Kintsugi..

Nacemos intactos,
pero nunca seremos los mismos,
sino un puzle que constantemente
se deshace y se vuelve a componer..
Y el resultado es siempre
único..

Manos invisibles
a veces esconden algunas piezas,
y nos sentimos inconclusos.
Buscamos bajo las alfombras,
en los cajones y rincones,
extrañamente huérfanos
 de historias
o sueños...

Nacemos como espejos,
del cristal más trémulo.
Reflejamos el mundo,
y el mundo nos refleja
a veces fiel,
a veces deformado...

Pero nos desgastamos,
nos cubrimos de polvo...
Hasta que un dedo invisible
se atreve a escribir en nosotros...

A.


http://elzendelascosas.wordpress.com/2012/08/05/kintsugi-cicatrices-de-oro/